La ansiedad en una reacción normal en todos los seres humanos, cumple una función adaptativa en nuestro desenvolvimiento del día a día. Por otro lado, se va a diferenciar indudablemente cuando ese sentimiento de ansiedad persiste en el tiempo y causa malestar en varios o alguno de los ámbitos de la vida de la persona. Es ahí donde la conocemos como ansiedad patológica y con ella una serie de trastornos.

Esta sensación que se vive como ansiedad NO promueve integrar nuevos repertorios emocionales y la ausencia de esto produce dificultades en desarrollar habilidades sociales, falta de motivación, inseguridad social o retraimiento.

Esta falta de contacto que la persona NO tenga con lo que siente de su actual presente o de su historia pasada bloqueara la capacidad innata que se tiene para auto-regularse y adaptarse a situaciones nuevas y cambiantes. Cuando falta una adecuada consistencia y sostenibilidad con sus sentimientos, la persona no podrá contener sus emociones con sus acciones y desarrollará estados de inquietud, sobre-excitación, ansiedad o angustia. En la psicoterapia se abordará los distintos trastornos de ansiedad tales como:

F40.0 Agorafobia. – Conjunto de fobias claramente definidas que engloban miedos a salir de casa, a entrar en tiendas, a las multitudes y lugares públicos, o a viajar solo en autobuses, trenes o aviones. Las crisis de pánico es un hecho frecuente en episodios presentes y pasados. A menudo, también están presentes síntomas depresivos y obsesivos, y fobias sociales como rasgos subsidiarios. La evitación de la situación fóbica es prominente con frecuencia, y algunos agorafóbicos experimentan poca ansiedad porque son capaces de evitar sus situaciones fóbicas.

F40.l Fobias sociales. – Miedo a ser examinado por otras personas, que conduce a evitar situaciones de encuentro social. Las fobias sociales más graves suelen asociarse con una baja autoestima y miedo a las críticas. El paciente puede consultar por ruborización, temblor de manos, náuseas o urgencia miccional y, en algunas ocasiones, puede estar convencido de que el problema primordial son estas manifestaciones secundarias de ansiedad. Los síntomas pueden progresar a crisis de pánico.

F40.2 Fobias específicas (aisladas). – Fobias restringidas a situaciones muy específicas, tales como la proximidad a un animal particular, a las alturas, a los truenos, a la oscuridad, a los espacios cerrados, a orinar o defecar en lavabos públicos, a comer ciertas comidas, a ir al dentista, o a la visión de sangre o heridas. Aunque la situación desencadenante sea específica y concreta, el contacto con ella puede provocar pánico, como en la agorafobia o la fobia social.

F41.0 Trastorno de pánico (ansiedad paroxística episódica). – La manifestación esencial son ataques recurrentes de ansiedad grave (pánico), que no se limitan a ninguna situación particular o una serie de circunstancias y que son, por lo tanto, impredecibles. Como sucede con otros trastornos de ansiedad, los síntomas dominantes incluyen un inicio repentino de palpitaciones, dolor torácico, sensación de asfixia, mareo y sensaciones de irrealidad (despersonalización o desrealización). A menudo existe un miedo secundario a morir, perder el control o volverse loco. No debe realizarse el diagnóstico de trastorno de pánico como diagnóstico principal si el paciente, en el momento de iniciarse los ataques, padece un trastorno depresivo; en estas circunstancias, los ataques de pánico son secundarios a la depresión probablemente.

F41.l Trastorno de ansiedad generalizada. – Ansiedad que es generalizada y persistente, pero que no se limita o incluso ni siquiera predomina en ningunas circunstancias ambientales particulares (es decir, es una «ansiedad libre flotante»). Los síntomas predominantes son variables, pero las quejas más frecuentes incluyen constante nerviosismo, temblores, tensión muscular, sudoración, aturdimiento, palpitaciones, mareos y malestar epigástrico. A menudo, el paciente manifiesta temor a que él u otro allegado vaya, en breve, a padecer una enfermedad o a tener un accidente.

F4l.2 Trastorno mixto ansioso-depresivo. – Esta categoría debe utilizarse cuando se presenten ambos tipos de síntomas, de ansiedad y de depresión, pero ninguno de ellos predomine claramente. Además, ningún tipo de síntomas está presente hasta el extremo que justifique un diagnóstico por separado. Cuando los síntomas depresivos y ansiosos sean lo suficientemente severos como para justificar un diagnóstico individual de cada tipo, deben registrarse ambos diagnósticos y no utilizar esta categoría.

En este sentido iniciar un proceso de psicoterapia nos ayudará a:

Te recomendamos

Trastorno Depresivo

a depresión es, ante todo, un trastorno del estado de ánimo o del humor. La depresión es una de las dolencias más comunes...

TOC

El trastorno obsesivo-compulsivo, conocido también por las siglas TOC, es el 4º trastorno más común...

Terapia Familiar

No es un secreto. La mayoría de psicólogos saben que muchas patologías de la mente guardan una estrecha...

Duelo

El Duelo es un proceso interno natural que se produce ante la pérdida de una relación afectiva, sea del tipo que sea...

Make an Appointment

Bienvenidos

Equilibrio & Armonía
Especialistas en Depresión y Ansiedad

Get News&Updates

Sign up for important updates and reminders from the Health Connector.

People Say

It should go without saying that designers, now more than ever, have to design with a mobile-first mentality.
John Doe
Designer
Abrir chat